Optimizando el cambio de ERP en tu empresa: retos, motivos y planificación - Ceroone

Optimizando el cambio de ERP en tu empresa: motivos, retos y planificación

Ya vimos recientemente qué es un ERP y la importancia que tiene en la gestión de toda empresa. Su funcionalidad requiere de un alto nivel de actualización de sus funcionalidades y flexibilidad para responder las necesidades de toda empresa. 

Sin embargo, como podrás imaginar, ningún ERP es eterno. Su vida útil puede variar según varios factores (calidad del sistema, tamaño y complejidad de la empresa, la tecnología y los desarrollos que puedan surgir…). Por lo general, un ERP bien implementado puede durar entre 5 y 10 años, y en ocasiones hay que optar por un cambio de ERP. 

Cambiar de este tipo de software es un paso significativo para cualquier empresa, y conlleva varios retos y consideraciones importantes. En este artículo, exploraremos los desafíos que supone para una empresa un cambio de ERP, los motivos que pueden llevar a tomar esta decisión, los plazos necesarios estimados y las necesidades clave para asegurar una transición exitosa.

¿Necesitas ayuda con el ERP de tu empresa?
Solicita una primera reunión de 30 minutos con uno de nuestros expertos
Solicitar consultoría GRATIS

Motivos para el cambio de ERP

¿Por qué realizar un cambio de ERP? Los motivos pueden ser muchos y variados, desde el estado de actualización del sistema hasta la obligatoriedad de adaptarse a nuevas necesidades, ya sean normativos o incluso coyunturales del propio negocio. 

  • Obsolescencia del sistema actual: Los sistemas ERP pueden quedar obsoletos con el tiempo, lo que lleva a problemas de rendimiento y falta de actualizaciones de seguridad.
  • Necesidades de escalabilidad: A medida que una empresa crece, su ERP puede mostrarse incapaz. Por tanto, cambiar a un ERP escalable es esencial.
  • Mejoras en la funcionalidad: Un nuevo ERP puede ofrecer características y funcionalidades avanzadas que mejoren la eficiencia y capacidad de toma de decisiones.
  • Cumplimiento normativo: La legislación nos puede llevar a cambiar de ERP para cumplir con nuevos requisitos o regulaciones específicas de la industria.

Retos ante un cambio de ERP

Una vez tomada la decisión de realizar un cambio de ERP, hay que ser conscientes de los retos que supone un proyecto así y del “coste interno” de acometer una acción de esta envergadura. 

  • Complejidad de la migración: La migración de datos y procesos desde un sistema ERP a otro puede ser una tarea compleja. Garantizar la integridad de los datos y la continuidad operativa es esencial.
  • Inversión de tiempo y recursos: Cambiar de ERP requiere una inversión considerable de tiempo y recursos, desde la selección y compra del nuevo sistema hasta la formación del personal y la implementación.
  • Desafíos de integración: La integración de un nuevo ERP con otros sistemas y software existentes puede ser un desafío, y es crucial para garantizar que todas las partes de la empresa funcionen en armonía.
  • Resistencia al cambio: Los empleados pueden ser resistentes al cambio, especialmente si han estado utilizando el ERP anterior durante mucho tiempo. La capacitación y el apoyo son esenciales para superar esta resistencia.

Planificación y plazos

La planificación es fundamental para el éxito de la transición de ERP. Esto incluye:

  • Selección del nuevo ERP: Debemos realizar una exhaustiva investigación y evaluación de los proveedores de ERP para seleccionar el sistema que mejor se adapte a las necesidades de nuestra empresa.
  • Migración de datos: La migración de datos es un proceso que debemos planificar con cuidado, asegurándonos de que no se pierda información crítica durante la transición.
  • Formación: El personal que vaya a utilizar el nuevo ERP debe estar familiarizado con la nueva herramienta. Por tanto, debemos proporcionar una formación adecuada para garantizar que puedan usarlo eficazmente.
  • Pruebas y validación: Hay que probar de manera exhaustiva el nuevo ERP antes de su implementación completa para identificar y resolver problemas potenciales.
  • Implementación gradual: La implementación puede ser gradual o completa, dependiendo de las necesidades de la empresa. Una implementación gradual puede ayudar a minimizar la interrupción.

Necesidades clave

  • Apoyo ejecutivo: La dirección debe respaldar y liderar el proceso de cambio de ERP.
  • Equipo de proyecto dedicado: El proyecto debe ser dirigido por un equipo dedicado a gestionar la transición y coordinar todos los aspectos del cambio.
  • Comunicación efectiva: Los empleados involucrados en el manejo del ERP deben recibir información efectiva sobre el proceso.
  • Mantenimiento y soporte continuo: Una vez implementado, debemos realizar una planificación del mantenimiento y soporte continuo del nuevo ERP.

Como decimos, cambiar de ERP es un paso importante para mantenerse competitivo y eficiente en un entorno empresarial en constante evolución. Se trata de un proyecto que requiere una planificación cuidadosa y una gestión eficiente. Si estás convencido de llevar a cabo este proyecto y necesitas ayuda especializada, en Ceroone podemos ayudarte. ¡Contáctanos!

¿Necesitas ayuda con el ERP de tu empresa?
Solicita una primera reunión de 30 minutos con uno de nuestros expertos
Solicitar consultoría GRATIS

Menú